Etiquetas

, , ,

 

Próximo a la ciudad de Ávila, en la localidad abulense de Bernuy de Salinero, se encuentra el dolmen llamado del Prado de las Cruces. Este tipo de enterramientos, perteneciente a la cultura megalítica, que se desarrolló durante el Neolítico hasta la Edad de Bronce, se encuentra datado entre finales de los últimos siglos del cuarto milenio y primer tercio del segundo milenio a.C.

En la citada localidad se encuentra este dolmen delimitado por un recinto de piedra para su preservación.

Se trata de una construcción megalítica de carácter funerario, de tipo sepulcro de corredor,  construido en piedra granítica, constando de una cámara circular  de aproximadamente 3,5 metros de diámetro, construida con grandes lajas rectangulares en posición vertical y un corredor de acceso de 4,3 metros que da a la mencionada cámara, todo ello aparece cubierto por un túmulo de tierra y piedras, encontrándose orientado hacia el Sol naciente, característica general de los dólmenes de la Meseta. 

 

 

El túmulo, consiste en un abultamiento aproximadamente circular de unos 22 metros de diámetro, cuya finalidad parece que consistía en dar monumentalidad a la construcción y servir a la vez de sustento a las lajas que componen la Cámara y el Corredor. 

Se calcula que fueron empleadas 250 toneladas métricas de piedra que serían recogidas de las inmediaciones del dolmen.

En relación a los ajuares depositados junto a los cadáveres, que consistían fundamentalmente en recipientes cerámicos, armas, consistiendo en su mayoría de puntas de flechas, así como adornos, tales como cuentas de collar, algunas fabricadas en piedras de color verde, llamadas variscitas, que es muy posible su llegada a estas tierras desde la provincia de Zamora por medio del comercio.

Los objetos encontrados hoy se pueden ver en el Museo Provincial de Ávila, localizado en la Plaza de Italia.

 

Anuncios