Etiquetas

, , ,

 

EL ENFRENTAMIENTO DE TITO MANLIO Y EL GIGANTE GALO

 

El esplendor de Roma estaba todavía muy lejos de lo que llegaría a ser, sin embargo las virtus romanas eran fuente de aquellos soldados romanos que iniciaban la constitución de un poderos estado. Uno de aquellos soldados, que luchaba por Roma, contra aquellos galos impetuosos, formidables y fuertes,  demostró aquellas virtudes que glorificarían al pueblo romano.

Nos situamos en el año 361 a.C, Roma luchaba de nuevo contra los galos en territorio itálico, cada ejército estaba situado uno frente al otro, cuando un guerrero Galo, saliéndose de la formación desafió al soldado romano más valiente, si lo había, a que luchasen contra él para así demostrar que pueblo era el más fuerte.

Este galo destacaba por su enorme altura, una inmensidad tal, que sin duda haría acobardar a la soldadesca romana, pero no a todos, un soldado llamado Tito Manlio, aceptó aquel reto, dando un paso delante de la formación y solicitando permiso al General, previamente, con la intención de enfrentarse al gigantesco galo.

El enfrentamiento tuvo lugar y pese a la diferencia de altura, salió victorioso Tito Manlio, aprovechándose de su agilidad y destreza, siendo conocido desde entonces como Torcuato. Así Manlio tomo del galo su torque que portaba, como símbolo de victoria, demostrando con ello la valentía y fortaleza romana, características de las virtudes romanas.

Anuncios