Etiquetas

, , , ,

Enrique II

 

La dinastía Trastámara resulta muy significativa por una reina Isabel I, quien con su matrimonio con Fernando de Aragón, propiciaron la unión de Castilla y Aragón. Sin embargo el inicio de esta dinastía, es turbulento.

Nos remontamos al año 1350 cuando se produce la muerte del rey de Castilla Alfonso XI, quedando como sucesor del reino su hijo Pedro, conocido como “El Cruel”. Pero Pedro no fue el único descendiente del rey, ya que su adulterio con  Leonor de Guzmán le reportaron un total de diez hijos bastardos, destacando uno de ellos, Enrique quien con edad adulta recibió de manos de su padre el Condado de Trastámara, dominio feudal del Norte de Galicia y sería quien le disputaría al legítimo heredo Pedro el reino de Castilla.

 

Alfonso XI

 

Se inicio así una guerra civil, en la que la nobleza se fue adhiriendo a cada bando, en función de las mayores probabilidades de victoria, Pedro, sin duda se fue ganando el apodo “Cruel” a raíz de medidas represivas en contra de la nobleza, provocándose con ello, que parte de esta apoyara a su hermanastro.

El conflicto adquirió una dimensión internacional, al apoyarse cada bando en potencias europeas e interviniendo en el conflicto sucesorio de la corona de Aragón. Así Pedro se valió de la ayuda Inglesa y del rey de Aragón, mientras que Enrique se auxilio con Francia y el pretendiente a  la corona Aragonesa el Infante Fernando, hermano del Rey.

Continuas idas y venidas, marcarían el conflicto militar, imponiéndose primeramente Enrique, en la llamada batalla de Calahorra acaecida en 1366, logrando expulsar a Pedro del territorio hispánico, sin embargo el depuesto Rey, junto con tropas inglesas encabezadas por el hijo del rey inglés, el llamado Príncipe Negro, derrotaron a las tropas de Enrique en la batalla de Nájera, en 1367. Nuevamente Pedro se convertía en Rey de Castilla, pero el impago a las tropas del Príncipe Negro, hizo que este abandonara la Península.

 

Pedro I

 

La pérdida de tan formidable fuerza, hizo que Enrique se recompusiera y se lanzara contra su hermanastro en Montiel en 1369. Pedro sólo pudo refugiarse en la fortaleza, Enrique quiso ofrecerle un pacto, pero al parecer ambos se enfrentaron cuerpo a cuerpo, resultando vencedor este último, gracias a la ayuda de su lugarteniente francés, acabando con la vida de Pedro.

Enrique convertido finalmente en rey de Castilla como Enrique II, iniciaba así la conocida como dinastía Trastámara.