Etiquetas

, ,

 

Teresa Sánchez de Cepeda y Ahumada, más conocida como Santa Teresa de Jesús, guarda consigo una historia de tres entierros, tras su fallecimiento. Fundadora de numerosos conventos de la orden de los carmelitas descalzos a lo largo de la geografía española, escritora, mística y una mujer con carácter, adelantada en el tiempo en que vivió.

Esta historia que os transmito nos lleva al año 1582, cuando ya Teresa bastante mayor y afectada por una enfermedad, en la que hoy en día todavía se discute, fue requerida por la Duquesa de Alba, gran amiga de Teresa, a fin de que se personara en la localidad de Alba de Tormes, para asistir en el nacimiento de su nieto. Teresa que se dirigía camino de su ciudad, Ávila, tras haber fundado en Burgos otro de sus numerosos conventos, no pudo renunciar a tal invitación.

La futura Santa ya aquejada de grandes dolores y cansancio, su llegada a Alba de Tormes se produjo el 20 de septiembre, lo cual no hizo más que agravar su estado de salud. Finalmente el día 4 del mes de Octubre, fallecería esta prodigiosa mujer, en dicha localidad.

 

 

Su entierro se llevó a cabo al día siguiente en el convento de Alba de Tormes, siendo el día 15 de Octubre, la causa de ello es que entraba en vigor ese mismo día el calendario Gregoriano, desapareciendo los días 5 al 14 de octubre de ese año, motivo por el cual fue enterrada “15 días después”.

Transcurridos 3 años del fallecimiento de Teresa y tras los múltiples ruegos de la Orden de Carmelitas Descalzos de Ávila, de que su amada Teresa debía descansar en su ciudad natal Ávila, al fin lo consiguieron. El cuerpo incorrupto de la futura Santa fue trasladada a Ávila, donde descansaría, siendo trasladada en el féretro que hoy se conserva en el museo de San José. Este fue el segundo enterramiento de Teresa de Ávila.

 

 

Sin embargo, este hecho no fue del agrado de la poderosa familia Alba, quienes a través de su fuertes círculos, entre ellos el del papa Sixto V, lograron que el cuerpo de Teresa, regresara de nuevo al pueblo de Alba de Tormes, donde a día de hoy se encuentran sus restos en la Iglesia de la Anunciación de Nuestra Señora , siendo por lo tanto enterrada por tercera vez.

 

Anuncios